Cae el congelamiento de precios de combustibles

161

Vence el DNU 566 y subirán un 5% la nafta y el gasoil en todo el país. Para diciembre se espera otro incremento. El barril de petróleo también se descongela: acumula un atraso de 13 dólares.

Este miércoles vence el congelamiento de precios del petróleo y los combustibles y se espera un nuevo aumento que lleve el litro de nafta súper de YPF en la ciudad de Buenos Aires por arriba los $50.

El incremento que registrarán los combustibles a partir de este jueves a las cero horas será de entre 5% y 6%, mientras que el primero de diciembre próximo se aplicará otro incremento en los surtidores. El nuevo ajuste será el segundo en 15 días, tras la suba de 5% permitida por el Gobierno nacional a principios de noviembre.

Según detalló el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos, Gabriel Bornoroni, el aumento de diciembre será por reajuste de precios y escalada de impuestos. Podría llegar a ser de 10%.

Durante la vigencia de 90 días corridos del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N° 566, los combustibles se actualizaron en septiembre y noviembre, y acumularon un aumento cercano al 9%. El congelamiento lo dispusieron Mauricio Macri y Gustavo Lopetegui el 14 de agosto último, tras perder en las elecciones primarias. La intención fue frenar la escalada inflacionaria para intentar revertir el resultado electoral en las generales de octubre, que también perdió el oficialismo.

Bornoroni dijo que si se termina el congelamiento podría mejorar el abastecimiento dado que por la medida electoral que había dispuesto el Gobierno las petroleras empezaron a aplicar cupos, lo que generó escasez en las estaciones “blancas”.

Si bien las estaciones de servicio de bandera (con sello de las petroleras) tenían nafta y gasoil para comercializar, las denominadas “bandera blanca” sufrieron el desabastecimiento “e incluso algunas cerraron” en estos noventa días, señaló el empresario cordobés.

En declaraciones a radio La Red, dijo que el sector venía con una caída en las ventas del 5% mensual, por lo que si este aumento viene a liberar el mercado con pleno abastecimiento, la comercialización podría incrementarse. “El congelamiento con desabastecimiento y cupo generó una crisis importante en nuestro sector. Algunas estaciones de servicio cerraron”, aseguró Bornoroni.

El dirigente indicó, además, que el 1 de diciembre coincide con el incremento del impuesto a los combustibles, que se sumará a una actualización de precios, por lo que habrá un alza que ejercerá una mayor presión sobre el bolsillo de los consumidores. “A partir del 10 de diciembre viene un nuevo Gobierno que seguramente va a tener una política energética clara, tal como lo viene diciendo. A partir de ahí las petroleras van a esperar cuáles son los nuevos lineamientos para la política energética”, dijo.

Bornoroni sostuvo que por las marchas y contramarchas del gobierno, las empresas que están extrayendo petróleo crudo en Vaca Muerta están trabajando al 50% de su capacidad, por lo que se necesita una “política clara” que dé previsibilidad al sector.

Es que al mismo tiempo que se descongelan los precios de combustibles se destraba el valor local del crudo, que se fijó en torno a u$s50 el barril, cifra casi inviable para operar en Vaca Muerta, según alertaron los principales operadores de hidrocarburos.

Las petroleras creen que la próxima administración deberá garantizar que los precios se regulen antes de que se congele en forma significativa la actividad en el megayacimiento no convencional. Técnicos estiman que el precio del barril en la Argentina está 13 dólares por debajo de la cotización internacional. Ese valor hace que sea inviable mantener un buen ritmo de trabajo en los yacimientos, dicen desde las productoras. Así, confían en que tanto el precio de los combustibles como el del barril que se comercializa en el mercado interno irán descongelándose en forma paralela.

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.