Aumento de las naftas: cuánto cuesta el litro y cuánto debería costar, según los empresarios

91

Apenas horas después de asegurar que el congelamiento anunciado luego de la derrota en las PASO, como paliativo para afrontar la fuerte devaluación del peso, el Gobierno autorizó un aumento en los precios de los combustibles en los surtidores del 4%, que rige desde este martes. Lo hizo a través de una Resolución publicada en el Boletín Oficial, que mantiene la vigencia del decreto que en su momento frenó los aumentos en los surtidores.

Sin embargo, desde el sector empresarial aseguraron que el incremento “es un permitido” dentro del congelamiento, y advirtieron que los precios siguen atrasados “un 25%”.

Lo cierto es que desde este jueves, los conductores deben pagar 4% más para cargar el tanque de nafta.Según informó YPF, en la Ciudad de Buenos Aires la nafta súper cuesta desde las 0 hora $ 45,49 el litro; la Infinia, $ 52,49; el gasoil común, 42,59 y el “premium”, $ 48,84.

En Shell, los precios son $45,91 para la nafta súper; $51,93 para la nafta premium; $43,96 para el diésel y $49,92 para el diésel premium. Mientras que Axion vende a $45,64 el litro de nafta súper; 52,92 la premium; $43,82 el diésel y $50,66 el diésel premium.

Sin embargo, en el interior del país los precios son superiores, y llenar el tanque cuesta entre $2500 y $ 3000.

Goya, Corrientes – YPF Opessa
Súper : $50,59. Inf. Nafta : $56,40. Ultradiesel : $46,34. Infinia diesel : $ 55,14.

En ese marco, el Secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellano , aseguró que “no es el fin del congelamiento, es un ajuste dentro del congelamiento” y advirtió que “si se elimina el congelamiento, subiría un 25%”.

Esto es un ‘permitido’ dentro del congelamiento. Este aumento del 4% en la nafta es un paliativo a las petroleras por el aumento del petróleo tras lo que sucedió en Arabia Saudita”, en referencia al ataque con drones a un complejo de refinerías de ese país que disparó el precio internacional del producto.

En declaraciones a un medio de comunicación Nacional, Castellano advirtió que “lo preocupante no es este 4% sino lo que vaya a ocurrir cuando termine el congelamiento. Ahí quedan liberados los precios y ahí puede haber un aumento del 25%“.

Otro de los que se manifestó fue el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines (FECAC), Gabriel Bornoroni, quien reiteró su advertencia por el desabastecimiento que sufren desde hace algunos días las estaciones de servicio de bandera blanca, que proliferan particularmente en el interior.

“Hoy hay mil estaciones de servicio están desabastecidas directamente porque las petroleras dejaron de vender con el congelamiento”, afirmó el empresario, y le puso precio a lo que debería costar el combustible: “El litro de nafta super hoy debería estar unos $52″.

En declaraciones a radio Futurock, Bornoroni aseguró que esperan que el gobierno “multe a las petroleras por desabastecer a las estaciones de servicio”, y agregó: “El ataque en Arabia Saudita sucedió pero nos afecta en un 20%, no debería afectar el precio acá”. “Creo que este aumento permitido por el gobierno va a frenar el desabastecimiento en las estaciones de servicio”, concluyó.

El cambio de escenario

La Resolución de la secretaría de Energía explica que “los recientes acontecimientos -de público conocimiento- sucedidos en el mercado internacional de petróleo conllevan a una situación imprevista y significativa de incremento de precios de referencia internacionales que podrían impactar en la producción y el desarrollo de los hidrocarburos en nuestro país”.

La “situación imprevista” a la que hace referencia el Gobierno es el ataque con drones a la mayor petrolera saudita, que disparó el precio internacional del barril de petróleo.

El decreto que congeló el precio, firmado el 2 de septiembre, estipulaba un plazo de 90 días corridos para que las empresas productoras y refinadoras se movieron dentro de dos valores particulares. El precio del dólar para el sector quedaba en $ 45,19, que era el vigente al 9 de agosto, y el valor del barril de petróleo de referencia -el Brent- se ubicaba en US$ 59.

Ahora, el Gobierno acepta un dólar de US$ 49,30, aunque la cotización oficial es de $ 56,5. El Brent está en torno a los US$ 63. En el Poder Ejecutivo sostienen que, antes del congelamiento, los importes que cobraban las petroleras estaban casi en “paridad de exportación”. Esto quiere decir que las compañías podían despachar sus productos en el mercado interno casi al mismo margen que si los exportaban.

El congelamiento de precios sigue legalmente en pie hasta el 13 de noviembre. Ese día, las petroleras podrán nuevamente determinar los importe sin intervención oficial. En el Poder Ejecutivo no descartan seguir aplicando correcciones. Creen que cuidar el equilibrio entre precios mayoristas y minoristas es clave para evitar situaciones de desabastecimiento.

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.