Diego Maradona hizo colapsar el Bosque

54

Diego Armando Maradona protagonizó ayer una tarde a pura emoción en su primer día como flamante entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, con una fiesta completa en el Bosque platense.
Más de 20.000 personas le dieron una cálida y emocionante bienvenida al “Diez” en su retorno al fútbol argentino como director técnico del Lobo.

En sus primeras palabras, Diego, fiel a su estilo, envió un mensaje motivacional para el plantel y los hinchas y hasta se plegó a los cánticos contra el clásico rival, Estudiantes de La Plata.
“Quiero ser respetuoso… como no lo son ellos”, expresó el capitán y ex-DT del seleccionado argentino antes de la explosión del cántico “el que no salta, es un inglés”, que alude al presidente del club pincharrata, Juan Sebastián Verón.
El “10” pisó el césped del estadio Juan Carmelo Zerillo, el “Templo sagrado del Bosque”, tal como lo llaman los Triperos, a las 13.53 pero la jornada maradoniana había comenzado más temprano en los alrededores de 60 y 118.
Los socios, muchos antiguos y otros de los 1.600 nuevos que se hicieron desde el arribo de Maradona, empezaron a ingresar a la cancha a las 11 ya que por la gran expectativa se abrieron las puertas una hora antes de lo previsto.

Socios de todo el país viajaron a La Plata para ser partícipes de la bienvenida a Diego, entre ellos, los miembros de la filial “La 22 del fin del mundo” radicada en la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego.
Los accesos al Bosque lucían guirnaldas azules y blancas, intercaladas con pasacalles con distintos saludos: “Diego, el Bosque te da la bienvenida”, “Diego, el Bosque es tu casa, el barrio de Favaloro y la cuna de Cristina. Bienvenido compañero”.
Dentro del campo de juego, el club dispuso tres grandes inflables para darle más color a la fiesta: las fauces del Lobo, por donde apareció Maradona; el rostro del Diez y otro Lobo con la camiseta de Gimnasia.

“Yo no soy ningún mago, a mí me gusta trabajar”, fue otra de las resonantes frases que hicieron estallar al público en medio de la estruendosa pirotecnia.
Pelusa arengó a la hinchada y reclamó el apoyo de “todos” para revertir la complicada posición en la tabla de los promedios del descenso.
“Nos vamos a jugar la vida pero acá no se juega con ametralladoras ni revólveres, acá se tira el centro atrás para que la empuje el compañero y festejemos todos”, arengó mientras efectivos de seguridad privada retiraban a algunos hinchas que invadieron el campo de juego para venerarlo.

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.