Franco Armani reveló quién fue el “héroe oculto” detrás de sus atajadas ante Cruzeiro

84

El arquero estudió las ejecuciones de los futbolistas de Cruzeiro con ayuda de uno de sus compañeros. Y logró desviar los remates de Henrique y David.

Franco Armani lo hizo de nuevo. El arquero, de 32 años, se vistió de héroe en el Mineirao para llevar a River a los cuartos de final de la Copa Libertadores. El guardameta de la Selección fue vital para sostener el 0-0 frente a Cruzeiro, sobre todo a partir de la milagrosa atajada a Pedro Rocha en el primer tiempo. Luego, ya en la definición desde los 12 pasos,contuvo las ejecuciones de Henrique y David, para desatar el delirio del plantel del “Millonario”. Bonus track: justo en el arco en el que, con el buzo de Argentina, tapó el penal ante Paraguay.

El arquero, sin embargo, no creyó justo quedarse con todo el crédito por el pasaje. Luego de confirmada la clasificación, del abrazo sentido con Rafael Santos Borré, autor del último penal (lo alzó y mostró su figura al público, como un trofeo), ante la transmisión oficial reveló quién lo asistió a la hora de desentrañar las virtudes y defectos de los pateadores de Cruzeiro.

“Más o menos los tenía estudiados. Me ayudó Lucas Pratto, que jugó acá y conoce a los jugadores. Y también hubo algo de intuición”, dijo el ex Ferro, Deportivo Merlo y Atlético Nacional de Medellín.

En efecto, el “Oso” tuvo un destacado paso por el fútbol brasileño: jugó en Atlético Mineiro (2015/2017) y San Pablo (2017 hasta su mudanza a River). De hecho, no pateó el penal en el epílogo del encuentro de ida (se lo cedió a Matías Suárez, que lo envió por encima del travesaño) porque Fábio, portero adversario, lo conocía bien. Y no tuvo empacho en reconocerlo. Pues bien, de vuelta en Belo Horizonte (fue silbado cuando resultó reemplazado, dada su identificación con el clásico de Cruzeiro), el delantero fue más importante por su mirada aguda que por su rendimiento.

Todavía en proceso de ablande tras haber superado la fisura en el sacro con la que terminó el pasado semestre, Pratto hizo el desgaste habitual, batalló con el duro Dedé, pero no logró desnivelar. De todos modos, se las rebuscó para ser clave. Fue el “héroe oculto” de River, que espera rival en cuartos de final (se medirá ante el vencedor de la serie entre Cerro Porteño y San Lorenzo).

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.