Conoce a la actriz goyana que protagoniza distintas obras artísticas

716

Frida Jazmín Vigliecca es Licenciada en Actuación, egresada de la Universidad Nacional de las Artes. Ejerce como actriz y directora.  Se dedica también a la docencia universitaria, la investigación y la escritura académica. Está culminando un Posgrado en Especialización en Arte Terapia y este lunes, debuta en la exitosa telenovela “Argentina, tierra de amor y venganza”.

Nació en Goya, es hija de Cesar Vigliecca y Graciela Escobar, hermana de Giuliana y tía de Berenice.

Sobre la importancia del arte, desde su infancia, cuenta: “De  pequeña el arte estuvo rodeando mi vida. A los 8 años empecé ir a la escuela municipal de artes plásticas. Disfrutaba mucho de tener un espacio de creatividad, me gustaba  dibujar y pintar. La ciudad para mi significó un territorio casi fantástico, los recuerdos son como salidos de una ficción, pasaba mi tiempo inventando historias y jugando con mis primos a que éramos todo tipo de personajes. Ellos  fueron mi primer grupo de pertenecía ya que en la primaria no recuerdo tener amigos, me aburría mucho en la escuela y  me costaba la idea de estar tantas horas encerrada. Sin embargo, siempre fui muy aplicada y buena alumna, mi boletín de tercer grado es épico porque tengo todos 10. Me resultaba sencillo estudiar, ya que siempre me fascinó leer. Lengua y literatura fue una de mis materias preferidas”.

“Tengo el recuerdo imborrable de la primera obra de teatro que vi, se hizo en el Colegio Santa Teresa de Jesús y actuaban mis tía y mis primas. El suceso teatral, la experiencia artística, le dio un nuevo significado a mí vida. Siempre insistente y decidida logré que me cambiaran de escuela e ingresar al Colegio Santa Teresa de Jesús a partir de esa experiencia. Esa faceta de mi vida continuó con funciones teatrales, para las que armábamos guiones y escenografía, en cada evento familiar”, explica.

Durante el colegio secundario y de la mano de la profesora Elsa Alvarez, los sueños se transformaron en proyectos: “Fue en el  colegio secundario cuando tuve mi comienzo en el arte escénico. Fue un sueño hecho realidad, claramente era –Teatro- la materia que más adoraba. Allí llegaron los textos de Stanislavski a mis manos, los clásicos universales de dramaturgia, los juegos teatrales y los compañeros con los que compartimos tan hermosa tarea.  También había un grupo extracurricular, Arlequín, del que participábamos los alumnos de Elsa de distintos colegios”.

Con Annetta, en “Tartufo” de Moliere,  llegó su debut local. A esta  le siguieron una importante variedad de obras, que dieron sentido a esa etapa de su vida.

“A los 18 años, en el 2007, me fuí a Buenos Aires a estudiar.  Me inscribí para el ingreso en la Universidad Nacional de las Artes y también en la Universidad de Buenos Aires. Aunque tuve la enorme alegría de ingresar, mantuve las dos carreras los primeros años. Sobre las posibilidades de esta etapa es importante para mi decir que yo le debo todo a la educación pública. Sin la formación universitaria no podría haber sido la persona que soy y es, su condición igualitaria y de gratuidad, la que nos permite a todos y todas  educarnos formalmente”, precisa donde su formación universitaria.

“Para mí la actuación no tiene una implicancia narcisista, lo hice para conocerme como persona y ser un sujeto que piensa colectivamente. Nunca busqué la fama, me gusta investigar, saber lo que estoy haciendo, pensar en el arte como transformador social. De ahí mi faceta arte terapéutica que siempre estuvo latente”, precisa.

Siempre fusionando su interés artístico con el marcado compromiso social que caracteriza a su familia, en  2014, comenzó a dictar  el taller de teatro “Este es mi mundo”. La actividad se desarrolló en un trabajo colectivo con dos colegas  que estaba destinado  a pacientes internados en el Hospital José T. Borda, en el marco del Proyecto Nexos. Fue una  iniciativa conjunta entre la UNA, el Hospital Borda y la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación.

Desde el 2016, Frida participa en distintos congresos sobre arte y salud mental, que se realizan en una amplia variedad de ciudades.

En el año 2017 finaliza su tesina de grado sobre teatro y salud mental y decide hacer el Posgrado de Arte Terapia: “La decisión fue estimulada por  la experiencia vivida en ese taller y la convicción de que el amor y la ternura son pilares de la educación y de la construcción de vínculos”.

Paralelamente a la formación académica, se desarrolló como actriz y formó, junto a otros colegas, la cooperativa artística “Buena Compañía”.  Con el emprendimiento ya llevan más de 10 obras estrenadas, con un importante reconocimiento del público.

Sobre los sueños actuales, detalla: “A principio de este año estrené mi ópera prima como dramaturga y directora, “Paso de los libres”, en el Teatro Todo Terreno. Está inspirada en nuestro carnaval, la obra es una relectura moderna de La Gaviota de Chejov y se toma como problemática superficial la relación edípica de H (hijo) con M (madre). La experiencia de dirigir fue como subirse a una montaña rusa, hermoso, divertido pero también con momentos de mucho miedo y pánico por no encontrar las respuestas. Pero la obra está ahí terminada. Lo mejor de todo es el grupo humano que se generó, los intérpretes que admiro y quiero: Valentino Alonso, Paula Beovide y Mariano Marin, más mis amigas y colaboradoras Julia Berardozzi,  Manuela Vanni y Azucena Villarreal. Mi mamá participó  con la confección del  vestuario.

“Este año se presentó con nuevos desafíos profesionales. Me convocaron desde la Universidad para acompañar dando clases de teatro inclusivo junto a Luciana Cruz, colega actriz y docente que fundó el espacio “Sinvergüenzas”, un taller de teatro para personas con discapacidad.  Por otra parte llegó la posibilidad  de colaborar como escritora en la revista cultural Con fervor. Allí escribo reflexiones académicas en relación a alguna obra artística” agrega.

Los sueños en 2019 todavía iban a expandirse. Hace dos meses  la convocaron de la productora porteña Pol-ka. Después de un casting, accedió a un papel en la telenovela “Argentina, tierra de Amor y Venganza”. Este lunes 8 de julio, se la podrá ver en la exitosa novela, con un revelador personaje de los años 30.

“La experiencia que estoy adquiriendo en el set de grabación es gigante. La rutina de grabar me parece maravillosa, requiere de mucha disciplina, es muy diferente al teatro,  pero tiene su encanto. Yo soy de ensayar mucho las obras donde actúo, dos años es mi promedio, pero la tele corresponde a otro proceso artístico”, detalla sobre lo que veremos en la pantalla chica.

Se presentó dos veces en “El Altillo” y espera poder exponer sus obras en el Teatro Municipal de su ciudad natal. Sobre ella, dice: “Goya es mi identidad, mis raíces, mi familia y el amor por el folclore. Es la calma y el encuentro con el otro, el abrazo con el vecino, las siestas y el río Paraná. Es el paseo por la playa con mi papá y mi sobrina, tomar tereré y sentir que el tiempo corre muy lento”.

Con muchos desafíos por delante y llena de proyectos, comparte la vida con su pareja, Matías Cardone.

Frida es una artista versátil, que expone cada pieza artística y literaria desde un enorme sentido de responsabilidad social y política. Es una joven talentosa, que trabajó intensamente por sus sueños, y es de esa constancia para superar cada obstáculo de lo que nos sentimos especialmente orgullosos.


Gentileza
: InfoGoya

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.