El abogado Sergio Denis visitó al cantante y contó en qué estado está.

70

A casi dos meses del tremendo accidente que Sergio Denis (70) sufrió al caer a una fosa de tres metros de profundidad, que le provocó severos daños neurológicos, el cantante continúa internado en el Sanatorio de Los Arcos, en Palermo, con pronóstico reservado.

Sin embargo, su abogado y amigo desde hace 25 años, Diego Colombo, aportó una luz de esperanza para todos los fans del reconocido vocalista, quienes aguardan con ilusión una pronta mejoría de su ídolo.

Es que, invitado este domingo al piso de Implacables (El Nueve, a las 20), el profesional aseguró que Sergio “está progresivamente mejorando”. En tanto, contó un episodio sorprendente que él presenció cuando visitó por última vez a su amigo y cliente.

Luego de aclarar que “el tiempo es el que da cuenta de lo que en definitiva puede ser un resultado muy bueno y ese es el que todavía no se está obteniendo”, Colombo contó que visita regularmente al intérprete de canciones como Te quiero tanto y La vida vale la pena.

Entonces, contó que “lo están por trasladar a un lugar de recuperaciones” y aunque no precisó el nombre de la institución ni su dirección, dijo que Sergio “a veces tiene y a veces no asistencia respiratoria”.

Ese dato sorprendió a todo el panel del programa conducido por Susana Roccasalvo ya que el hermano del músico, Carlos Hoffmann, había dicho la semana pasada que su par estaba “sin respirador”.

Acto seguido, el abogado del músico aseguró que éste “está sedado, con los ojos abiertos y no reconoce a la gente”, ya que “sigue en estado medio comatoso”. Aunque remarcó: “Lo vi y estaba con los ojos abiertos, un autoreflejo”.

Luego de describir la situación clínica de su representado legal, Colombo recordó una visita muy especial a su amigo cuando éste aún estaba internado en el hospital Ángel Padilla deTucumán y otra de igual sentir ya en Buenos Aires, hace pocos días.

“Su hermano Carlos me dice ‘Diego cuando lo veas hablale porque Cacho Castaña nos dijo que cuando tuvo una situación así él recordaba (cuando lo visitaban y le hablaban)'”, comenzó contando el letrado.

Y concluyó: “Entonces yo lo hice allá y aquí, cuando estuve en la clínica. Él miraba perdidamente para adelante y me le puse hablar de las cosas que hemos vivido, le dije ‘Negro’, porque para mí es el Negro Hoffman, y en el medio de esas palabras él giró y me miró, no con su mirada, pero me miró y hubo una reacción. Ahí le puse una mano en la frente y se durmió”.-

Deja tu comentario

Los comentarios están cerrados.