Y… Todo quedó en familia

17

Va a ser un domingo feliz en la casa de los Rodríguez en Rosario. Porque el Newell’s de sus amores, a pesar de llevar cuatro empates al hilo, consiguió sobre el cierre salvar un poroto. Y encima, el gol para el 1-1 quedó en familia. Alexis Rodríguez, el delantero de 22 años que ingresó en el segundo tiempo, recibió de Figueroa y jugó la pelota para su primo Maxi (adelantado un pie, casi imposible de observar), quien le metió al medio para que el punta de cabeza igualara la historia y festejaran con un gran abrazo. “Fue merecido, se trató de un premio para un equipo que la luchó todo el partido”, manifestó la Fiera tras el 1-1.

Mirá también

La Lepra cambió en la segunda parte del encuentro. Una nueva derrota iba a ser un golpe durísimo y el equipo necesitaba reaccionar, por eso el técnico metió mano. Alexis entró bien, Maxi levantó su rendimiento (había estado apagado en el PT) y NOB terminó llevándose un poroto del Bidegain. “En los primeros 45 minutos San Lorenzo controló la pelota, no pudimos tenerla y eso nos complicó mucho. Después cambiamos, empezamos a manejarla un poco más y a contar con oportunidades para convertir. Sobre el final llegó el gol que merecíamos. Fue una mitad para cada uno, el empate terminó siendo justo por lo que mostramos los dos equipos. Para nosotros es importante porque enfrentamos a un rival de jerarquía que sabe a qué quiere jugar”, analizó el mayor de los Rodríguez.

Mirá también

Pese a la alegría del cierre, el 11 reconoció que el momento de Newell’s no es el mejor. “Somos un plantel con muchos jóvenes. Venimos empatando muchos partidos, ahora tenemos que empezar ganar. Eso lo sabemos muy bien. Todos juntos tiramos para salir adelante”.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.