Donald Trump avala como presidente de Venezuela a Juan Guaidó y Nicolás Maduro rompe con EE.UU.

20

Momento crítico del chavismo.
El titular del Congreso se proclamó presidente interino y recibió el apoyo del estadounidense, Macri, Bolsonaro y otros mandatarios. Represión en las calles y al menos 16 muertos.

Venezuela vivió este miércoles un día de gran conmoción política donde una gigantesca manifestación tomó las calles de Caracas, replicándose en las principales ciudades del país, para repudiar al gobierno de Nicolás Maduro. La multitud terminó siendo reprimida brutalmente por el régimen, lo que dejó al menos 16 muertos en las últimas horasm según consignó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En medio de esta convulsión social el titular de la Asamblea Nacional (Parlamento), Juan Guaidó, se autoproclamó Presidente interino, una decisión que recibió el reconocimiento formal de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú y Paraguay, entre otras naciones. Esto dibuja un nuevo escenario en el caótico país caribeño.

Ondeando banderas venezolanas, vestidos de blanco muchos, miles de personas se concentraron en distintos puntos de Caracas y marcharon para exigir a Maduro cesar lo que llaman la “usurpación” del poder, y elecciones transparentes. Las marchas coincidieron con el 61 aniversario de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en una simbólica celebración.

“Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela”, dijo Guaidó ante la imponente concentración. Entre aplausos de la gente el dirigente sostuvo que daba este “paso” para “lograr el cese de la usurpación, instalar un gobierno de transición y tener comicios libres”.

El diputado opositor volvió a reclamar el apoyo de los militares venezolanos, sabiendo que es el único sustento real que tiene Maduro, golpeado por una creciente impopularidad. “A las Fuerzas Armadas, nuestro llamado es muy claro, desde este parlamento te estrechamos las manos y te pedimos que te coloques del lado de la Asamblea Nacional y del pueblo, tu pueblo”, afirmó.foto

A los pocos minutos el presidente estadounidense, Donald Trump, le dio su respaldo a Guaidó, provocando un efecto cascada en la región. El mandatario norteamericano advirtió que no será sólo una cuestión formal, sino que empleará “el peso completo del poder económico y diplomático” de la potencia “para presionar por la restauración de la democracia venezolana”.

Ante la posibilidad de que el régimen adopte la misma actitud con otras embajadas, Guaidó les pidió a todas las representaciones extranjeras que desconozcan “cualquier orden o disposición que contradiga el firme propósito del poder legítimo de Venezuela”, y que “las misiones diplomáticas, jefes de misión y todo su personal continúen operando en Venezuela con normalidad”.

En esa línea, en la noche del miércoles el secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, anunció en un comunicado que Estados Unidos mantendrá a sus diplomáticos en ese país y tildó a Maduro de “expresidente”. “No tiene la autoridad legal para romper las relaciones con EE.UU. o para declarar a los diplomáticos estadounidenses persona non grata”, sostuvo el funcionario.

En las calles, en tanto, la represión volvió a ser salvaje como en las protestas de 2017, que dejaron 125 muertos. Las fuerzas de seguridad, lideradas por la Guardia Nacional Bolivariana, no sólo utilizaron gases lacrimógenos, camiones hidrantes y balas de goma para disolver las concentraciones, sino también armas convencionales, lo que provocó la muerte de al menos 13 personas entre martes y miércoles.

El balance se basa en un relevamiento hecho por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), y comprende a víctimas con identificación confirmada. Se trata de personas asesinadas por las fuerzas de seguridad en distintos barrios de Caracas y en los estados de Táchira, Barinas, Portuguesa, Amazonas y Bolívar.

Por ahora los datos son escasos. Sí se sabe que en Barinas, ciudad del oeste venezolano, las víctimas fueron identificadas como Wilmer Zambrano (39 años), Gustavo Ramírez (30), Wilmer Mendoza (25) e Iván Antonio Álvarez Fernández (21).

En el estado Amazonas, al sur, la represión de la Guardia Nacional dejó otros dos muertos, Efren Castillo (47) y Johnny Hernández (27), dos dirigentes locales que lideraban las concentraciones contra el régimen de Maduro.

Además, 109 personas fueron detenidas el miércoles y 152 en total desde el lunes, según informe del Foro Penal Venezolano (FPV).

Las fuerzas militares recibieron el respaldo de milicias chavistas armadas, conocidas como “colectivos”, que actúan en forma mucho más despiadada. Fueron estos grupos los que reprimieron el lunes y martes las protestas y saqueos ocurridos en varias ciudades del país, como anticipo de la gran marcha del miércoles.

Pese a la represión, la manifestación principal en Caracas fue de una enorme magnitud. Las avenidas centrales de la capital se vieron abarrotadas por la multitud, mientras uniformados en motos buscaban dispersarlos.

“Empezaron a lanzar plomo y nosotros nos estábamos resguardando. La Policía me pegó contra la pared y me pegó una bomba en la cara”, contó Gered Prieto, estudiante de 15 años en la zona de Chacao.

La protesta de este miércoles reavivó el ánimo de los venezolanos, que se atrevieron nuevamente a reclamar en las calles el fin del régimen chavista.-

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.