De la barbarie a las presiones: que se convirtió en papelón.

11

River fue solidario con Boca, que no quería jugar. Pero hubo amenazas de la Conmebol y hasta del presidente de la FIFA. Se reprogramó para hoy a las 17. Pero Boca podría pedir los puntos o jugar bajo protesta.

River. Boca. Chocan los planetas. Se juega la final del mundo. El eslogan parece demasiado pretencioso para nuestro fútbol. ¿De qué mundo es esta final?

Seguro, de un país oscuro, cargado de violencia, intereses y exacerbada por dos pasiones antagónicas. El Superclásico más trascendental en 110 años de historia, el partido que había puesto a River, a Boca y a la Argentina frente a los ojos del mundo, deriva en una colección de escándalos, en un papelón que supera las fronteras. Y después de cambiar dos veces el horario y de una rosca interminable, en la suspensión. Habrá que esperar un rato más para definir al campeón de la Copa Libertadores de América. A esta altura, un tema menor. Antes, River deberá levantar la clausura preventiva del estadio por exceso de capacidad y obstrucción de salida. Aseguró Ricardo Pedace, titular de la Agencia de Control Gubernamental de la Ciudad de Buenos Aires, que no habrá problemas para jugar. Y ver la postura definitiva de Boca que podría pedir los puntos o jugar bajo protesta.

Sucedió de todo en Núñez. Basta con repasar la lista negra.

La emboscada al micro del equipo visitante; el desborde del público local; la presión de la Conmebol para jugar o jugar; los gritos entre Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, que después terminaron dándose la mano; Pablo Pérez trasladado a una clínica y con un parche en el ojo cuando debía estar disputando la pelota en el mediocampo; Gianni Infantino, mandamás de FIFA, pidiendo razones “valederas” para suspender el encuentro, como si todo el bochorno no hubiera sido suficiente. Hinchas asustados, atrapados en el estadio, víctimas de robos en las adyacencias. Policías totalmente desbordados. Parecía que el show debía continuar a cualquier costo. Pero no.

Muy a pesar de que el propio Infantino lo quería disputar sí o sí. “El fútbol no para. Si no quieren jugar, pierden los puntos”, afirmó el titular de la multinacional del fútbol. Y dos veces postergó el kick-off. De las 17 a las 18, de las 18 a las 19.15. Cada vez que se anunció el nuevo horario por la voz del estadio, celebraron los hinchas que coparon Núñez, los que soñaban con formar parte de una fiesta y terminaron siendo testigos del bochorno que comenzó con el ataque al bus de Boca a sólo 200 metros de la cancha.

Adoquines, botellas de cerveza y gas pimienta, el armamento que un grupo de barras les arrojó a los futbolistas de Boca. Los energúmenos dañaron vidrios y el estallido lastimó el brazo izquierdo de Pablo Pérez. Y por los huecos de las ventanillas penetraron los gases lacrimógenos de la Policía, que intentó controlar una situación que se le escapó de las manos. ¿Por qué el vehículo ingresó por la calle Lidoro Quintero, donde estaba un grupo nutrido de hinchas? ¿Sólo hubo negligencia o zona liberada? ¿Fue una revancha de Los Borrachos del Tablón por los allanamientos del viernes, cuando desactivaron sus operaciones de reventa? En River sospechan de Caverna Godoy, uno de los líderes de la barra brava y a esta teoría apuntan en las líneas de investigación. D’Onofrio aseguró: “Son 15 vándalos los que armaron esto. ¿No los conocen? Saquémoslos del fútbol”. Hubo apenas 16 detenidos por atentado y resistencia a la autoridad y 40 demorados por incitación a la violencia.

Las imágenes del ingreso de los jugadores visitantes al vestuario, tapiado con maderas para que los hinchas de River no pudieran observar sus movimientos, dieron vergüenza ajena. Los videos que se viralizaron un rato después, también. Ahí podía verse al colombiano Sebastián Villa en una camilla. Al uruguayo Nahitan Nandez tomándose los ojos. A Pérez herido. Y a varios de sus compañeros, tosiendo.

“No estamos en condiciones de jugar”, repitieron el secretario Christian Gribaudo y el vicepresidente, Darío Richarte. Angelici estaba desencajado. Mantuvo una reunión con D’Onofrio y Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol. Hubo tensión y palabras fuertes entre los dirigentes. El anillo interno estaba caldeado. Se respiraba tensión. Iban y venían, rodeados de guardaespaldas, los dirigentes de River y Boca y los funcionarios de la Conmebol. Pérez y Gonzalo Lamardo, un juvenil que ni siquiera se concentró, fueron trasladados a la clínica Otamendi en compañía del doctor Jorge Batista. Mientras tanto, se producían más reuniones. Hasta participó Claudio Tapia, presidente de la AFA.

Boca no quería salir a la cancha. Y sus dirigentes creen tener elementos para pedir los puntos. Anoche se evaluaban los pasos a seguir: desde efectivamente pedir que le den por ganado el partido o jugar bajo protesta.

River se solidarizó después de una reunión que mantuvieron el vicepresidente Jorge Brito, el dirigente Eduardo Barrionuevo, el gerente Mariano Bernao y Marcelo Gallardo. “Así no se puede jugar”, coincidieron todos. Angelici y D’Onofrio, atribulados, con caras demacradas, se tranquilizaron. Sin embargo, la Conmebol no estaba dispuesta a suspender su gran final. La pelota tenía que rodar. Y los médicos emitieron un informe que admitía “lesiones superficiales en la piel” de los jugadores y ante la referencia de dos futbolistas sobre lesiones en la córnea, aseguraron que no se pudo confirmar y no veían “razones médicas” para suspender el partido.


Domínguez estaba preocupado y quería que se jugara. Por el costo político; por el compromiso televisivo; por 70 mil hinchas que ya estaban adentro del estadio; por la determinación de Infantino, que no viajó hasta Buenos Aires en vano.

El árbitro Andrés Cunha salió a realizar el calentamiento con la música de Rocky, casi en simultáneo con las piñas que había en avenida del Libertador. Carlos Tevez y Fernando Gago, los referentes, dieron la cara. “Nos estaban obligando a jugar. Lo que hace la Conmebol es una vergüenza. ¿Por qué no le dan la Copa a River y listo?”, dijo el delantero. Darío Benedetto se expresó en el mismo tono. Poco contribuyeron con la paz. Más cordura mostró Gallardo, acercándose a los jugadores de Boca cuando la noche había ganado terreno.

D’Onofrio y Angelici volvieron a juntarse, ya más calmos. “Asegurate con el ministro de Justicia de la Ciudad, con el que tenés una estrecha relación, que no haya ningún incidente”, le dijo el presidente de River al de Boca. Martín Ocampo –hincha y socio millonario- es padrino del hijo del titular xeneize. “Firmaron un pacto de caballeros. Quiero felicitar a los presidentes porque en estas condiciones se desnaturalizaba el juego”, apuntó Domínguez, muy golpeado.

Pero esta madrugada Pablo Pérez le afirmó a Clarín que esta tarde deberá hacerse unas curaciones en el sanatorio Otamendi y que no podrá jugar. La calentura en el plantel de Boca no bajó con el correr de las horas.

Había terminado una de las jornadas más tristes para el fútbol argentino. Para la que habían llegado periodistas de 22 países. Todos a ver la “final del mundo” que terminó en papelón mundial.-

 

Clarín

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.