San Martín y Argentinos lo hicieron: técnico que debuta, no gana

10

Al hincha de San Martín Tucumán, aquel que alienta desde el tablón, su casa o imaginando cada movimiento con la oreja pegada a la radio, este empate con Argentinos Juniors terminó siendo el quiebre con su equipo.

Porque en tiempos donde los resultados mandan y el buen fútbol sólo es parte de un capítulo del libro de la intermitencia, el Santo tucumano se convirtió en uno de los peores alumnos en la divisional. Sin técnico (Ariel Martos se está haciendo cargo interinamente) y sin ninguna victoria en la Superliga, el conjunto de La Ciudadela no levanta cabeza ni tampoco despega del último lugar de la zona de descenso. Y duele.

Porque mucho le costó llegar a este equipo hasta la máxima categoría, pero no encuentra el rumbo; y del otro lado Argentinos, que tuvo a Ezequiel Carboni debutando en el banco como técnico, pero que tampoco hizo mucho para lograr algo más que un punto.

Pero dentro de lo aburrido que fue el partido, el Bicho ocasionó las jugadas más emocionantes, ambas en el segundo tiempo. Un remate de Romero que atajó Arce y una muy peligrosa de Bobadilla.

Párrafo aparte para la polémica de la mañana: el árbitro, Fernando Echenique, no cobró un penal, que quizás hubiera significado un serio acercamiento de San Martín al único gol del día. ¿Qué pasó? Hernán Toledo estiró el brazo en un tiro libre de Matías García y desvió la pelota dentro del área.

En fin, fue un pobre empate en Tucumán, que dejó más hundido a San Martín y al Bicho cortándole la frase “técnico que debuta gana”.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.