El gobierno de Estados Unidos presiona a Facebook para que rompa el cifrado de Messenger y le dé acceso.

52

La Justicia estadounidense intenta escuchar las llamadas de un sospechoso de un crimen.

Otra vez, la privacidad de Facebook y sus aplicaciones aledañas está en el ojo de la tormenta. Según reveló Reuters, el gobierno de Estados Unidos está presionando a la empresa de Mark Zuckerberg para que rompa el cifrado de Messenger y así poder espiar conversaciones sospechosas, especialmente llamadas de voz.

El pedido se da en el marco de una investigación federal en la que Facebook se niega a modificar la aplicación de mensajería para que la Justicia estadounidense pueda escuchar las llamadas de uno de los sospechosos y usarlas como prueba.

De acuerdo a las fuentes, que pidieron mantenerse anónimas, el juez en el caso escuchó los argumentos de una moción del gobierno para mantener a Facebook en desacato al tribunal por negarse a llevar a cabo la solicitud de vigilancia.

La investigación que se está desarrollando tiene que ver con la Mara Salvatrucha (MS 13), a la que el presidente Donald Trump suele referirse como símbolo de la supuestamente laxa política de inmigración de los EE. UU.

La Mara Salvatrucha tiene su origen en Los Ángeles pero se extendió por otras regiones de Estados Unidos y Centroamérica.

Las autoridades buscan escuchar las llamadas de un sospechoso de un crimen, que se habrían realizado a través de Messenger. De acuerdo al Departamento de Justicia de Estados Unidos, la empresa guarda los audios en sus servidores, por lo que solo necesitarían tener acceso para continuar la investigación. Sin embargo, Facebook se niega, argumentando que no guardan los audios, y que las llamadas tienen cifrado de extremo a extremo, por lo que es imposible conocer el contenido de las conversaciones.

Asimismo, aseguran que para cumplir con la solicitud de las autoridades tendrían que reescribir el código de la aplicación para romper el cifrado, con todos los riesgos que eso conlleva.

Qué puede pasar si Facebook decide cooperar
Si el gobierno triunfa en su intento por obligar a Facebook a romper su encriptación estaría sentando un importante antecedente, dado que podría obligar a cualquier servicio de mensajería a proporcionar acceso a contenido encriptado.

Eso incluiría aplicaciones alternativas como WhatsApp, también propiedad de Facebook, Signal y Telegram.

Mientras que los mensajes de texto de Facebook Messenger se descifran en el del servidor para su análisis orientado a la publicidad, las llamadas se cifran de extremo a extremo. Es decir, solo las dos partes involucradas tienen acceso a los contenidos.

Esta no es la primera vez que el gobierno de Estados Unidos intenta solicitar a una empresa que abra su encriptación. En 2016, el FBI trató de obligar a Apple a desbloquear un iPhone para ver la información almacenada en el dispositivo perteneciente a un simpatizante del Estado Islámico. El caso fue descartado una vez que el FBI contó con la ayuda de un contratista privado y obtuvo acceso al dispositivo.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.