Preocupación por la artillería pesada que tendrá la Prefectura.

161

Población ribereña de Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones, expuesta a los cañonazos tras la compra de cuatro lanchas de origen israelí para uso de la Prefectura Naval. Un experto en armas explicó que usar un cañón de 25mm en los ríos Paraná y Paraguay contra los narcotraficantes significa exponer “a un enorme riesgo y daños colaterales a las poblaciones ribereñas”.

Oscar Aguad: “Las Fuerzas Armadas No Van A Intervenir En Conflictos Sociales Ni Patrullar Las Calles”.

Son cuatro embarcaciones especiales Shalgag MKII, denominadas desde ahora como Guaraní y Mataco, hechas especialmente en Israel para custodiar cerca de mil kilómetros de frontera, llegaron a costas posadeñas y están desde el domingo en Prefectura Naval Argentina. Las otras se denominan Toba y Timbú-.

“Tenemos Que Frenar A Macri, Las Fuerzas Armadas No Pueden Volver A Las Calles”.

Las lanchas serán presentadas el lunes 6 de agosto, en una visita de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, según fuentes oficiales. La Federación de la Industria Naval Argentina había pedido al gobierno que revise la decisión de comprarle a Israel 4 lanchas artilladas por 49 millones de dólares porque con ese monto se podrían construir 20 en la Argentina. El gobierno no escuchó el pedido y las lanchas ya están en el país. La asociación empresaria sostuvo que “resulta inapropiado y desmesurado” dotar a esas lanchas con cañones antiaéreos y artillería de alto alcance. Estarán artilladas en proa y popa con un cañón Typhoon con proyectiles de 25 mm y un sistema Oerlikon de 20 mm, además de contar con dos ametralladoras calibre 50. El sistema Typhoon es de estación remota (se dispara a cubierto) y es utilizado por la marina de guerra israelí, la marina india, la de guerra real de Australia, la de guerra real de Nueva Zelandia, la de guerra de la república de Singapur y la guardia costera de policía de Singapur. Cualquiera de las tres armas constituye un peligro para las poblaciones costeras por su alcance y poder.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.