Una multitud invadió los Campos Elíseos para saludar a los campeones del mundo en París.

10

Les Bleus, consagrados en Rusia 2018 el domingo, desfilaron por el emblemático bulevar parisino ante cientos de miles. Luego fueron recibidos por Macron, en el palacio presidencial.

Una multitud de simpatizantes se reunió este lunes en los Campos Elíseos, de París, por donde la selección de Francia, ganadora de Rusia 2018, desfiló en un ómnibus descubierto, camino a la recepción por parte del presidente Emmanuel Macron.

En el emblemático bulevar parisino, cientos de miles de fans de Les Bleus saludaron al equipo campeón del mundo, cuyo paso hacia el Palacio del Elíseo, la sede presidencial, fue acompañado la escuadra acrobática de la fuerza aérea francesa (la patrouille de France) formando con sus fumígenos la bandera tricolor (roja, blanca y azul).

El avión que transporto de regreso a la selección francesa había aterrizado en el aeropuerto Charles de Gaulle, al norte de París, poco antes de las 17 hora local, el mediodía en Argentina.
Allí los carros de bomberos del aeropuerto formaron un arco de agua de homenaje bajo el cual pasó lentamente el avión hasta el punto de detención.

El capitán de Les Bleus, Hugo Lloris, con el trofeo en la mano, y el seleccionador Didier Deschamps fueron los primeros en salir del avión. Los recibió la ministra de Deportes, Laura Flessel, mientras el personal del aeropuerto cantaba “Merci les Bleus” (Gracias, Bleus).
En un autobús decorado con dos estrellas y con la mención “Campeón del mundo”, el equipo ganador de Rusia 2018 se dirigió a los Campos Elíseos.
Allí, cerca del Arco del Triunfo, transbordaron en el autobús descubierto con el cual recorrieron la emblemática avenida tal como hicieron hace 20 años, el 13 de julio de 1998, Les Bleus campeones del Mundial organizado por Francia.

Después del desfile, los jugadores de la selección francesa fueron recibidos por el presidente Macron en el Palacio del Elíseo, donde varios jóvenes estaban invitados a presenciar la recepción oficial, antes de que los jugadores se dirijan al Hotel Crillon, en la plaza de la Concordia, para continuar la fiesta.
Más temprano la Presidencia había anunciado que los jugadores serán condecorados, en una fecha a determinar, con la Legión de Honor por los servicios prestados al país, como ya ocurrió con los integrantes de la selección que ganó el Mundial en 1998.

Lejos de París, Zagreb era escenario de otra gran celebración popular, la de 100.000 croatas según la prensa local, que acudieron al recibimiento de la selección subcampeona del mundo, que logró la mayor hazaña del fútbol de ese país.
Los medios franceses pasaron el día alabando los logros de Les Bleus, un equipo dinámico y joven que selló una emocionante victoria 4-2 contra Croacia en Moscú, este domingo, en la final de la Copa del Mundo.

La victoria de Les Bleus ayudó a fomentar un sentido de unidad nacional y los comentaristas aprovecharon el hecho de que el equipo, el segundo más joven en la competencia, incluye a muchos con ascendencia del centro y norte de África.
Cuando Francia ganó su primera Copa del Mundo, hace 20 años, con Zinedine Zidane como talismán y creador de juegos, el equipo se conoció como Black-Blanc-Beur (Negro-Blanco-Árabe), una referencia positiva a su composición étnica diversa.
Para Emmanuel Macron, quien se convirtió en presidente el año pasado a la edad de 39 años, liderando su movimiento político hacia la victoria contra viento y marea, el éxito también tendrá repercusiones positivas luego de una recesión en las encuestas en medio de una serie de reformas económicas.
Y no es solo la capital que es consumida por la fiebre del fútbol. Desde Niza y Marsella en el sur hasta Lille en el norte, Nantes en el oeste y decenas de ciudades en el medio, las estaciones de televisión estaban llenas de imágenes de fanáticos vestidos de rojo, blanco y azul cantando y bailando en las calles y plazas de Francia.

 

 

Con información de AFP y Reuters
Foto: AFP

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.