El HCD de Goya derogó las ordenanzas que reducían antigüedad para el pase a planta y de reconocimiento de trabajo precarizado.

108

Además, el cuerpo deliberativo local estableció del Régimen Fiscal Municipal – Transferencia Electrónica de Datos, y declaró de Interés Municipal los Actos Centrales por el Día de la Donación de Órganos; la Carrera Ciclística Gran Premio Surubí 2.018; las Bodas de Ónix del Club Huracán de Goya; y la promesa de fidelidad a la Bandera en el Monumento Nacional de la Ciudad de Rosario, por alumnos del Instituto Hispanoamericano. Al frente de cada banca se colocó un cartel con la leyenda: “Donar órganos salva vidas”.

Tanto al efectuarse el tratamiento de la derogación de las Ordenanzas 1.960 y 1.961, como luego en el Libre Uso de la Palabra, se produjo un intenso y extenso debate con reiteradas intervenciones de los ediles.

El Viceintendente Municipal Daniel Jacinto Ávalos estuvo a cargo del DEM por viaje del Intendente, por lo que presidió la sesión el Vicepresidente 1° Federico Tournier, y tras la lectura del Orden del Día de la convocatoria, los presentes aprobaron el acta de la sesión anterior y dieron su consentimiento para incorporar varios temas que luego fueron aprobados Sobre Tablas por unanimidad.

Derogación de las Ordenanzas N° 1.960 y 1.961 del HCD.

Por mayoría se aprobó la derogación de las ordenanzas 1.960 y 1.961. Se dio lectura en primer lugar la parte resolutiva que señala:

ARTICULO 1°: DEROGAR la Ordenanza 1.960 de fecha 17/10/2017 Promulgada por Resolución N° 1490 de fecha 18/10/2017 y Ordenanza N° 1961 de fecha 17/10/2017 Promulgada por Resolución N° 1491 de fecha 18/10/2017.

ARTICULO 2°: DISPONER LA VIGENCIA DEL ARTICULO 13° DE LA ORDENANZA 1291, que quedara redactado de la siguiente manera: “El nombramiento del personal permanente solo podrán otorgarse al personal con una antigüedad mínima de cinco años de contrato y cuando el agente haya demostrado idoneidad y condiciones para la función del cargo conferido y cumplimiento de las disposiciones del presente estatuto. Toda resolución que dicte violando las condiciones de este artículo será de nulidad absoluta”.

Tras esto, el concejal Jesús Méndez Vernengo llevó a cabo la fundamentación, y al hacerlo expresó que en la gestión anterior se jugó mucho con el empleado municipal, no solo con el poder económico sino con persecuciones, y dijo que trabajarán en mejorar la calidad del empleado municipal, y afirmó que no quieren llenar de empleados a la Municipalidad ya que la Ordenanza 1.960 y 1.961 estipulaba que con dos años de contrato se podía pasar a planta permanente en lugar de 5 años, y que siendo por día o expediente con esos años podía pasar a planta permanente.

Responsabilizó de ello al ex intendente Gerardo Bassi que dijo dejó 2.600 empleados, y que con esas ordenanza pasaron a planta 300 personas que ni siquiera trabajaban en la Municipalidad, y dijo que no tenían la ficha digital en Personal y que como buenos dirigentes políticos afirmó que no usarán a la comuna como aguantadero de quienes no trabajan y resaltó el trabajo de la Dirección de Empleo y de Recursos Humanos. Aseveró que recibieron una Municipalidad muy complicada porque además con una deuda de 82 millones de pesos, y reiteró que se valorará a los empleados que realmente trabajan, con un estado que sea de proyección al futuro.

Por su parte la concejal Ludmila Baldi Escobar expuso que se encontraba en una disyuntiva ya que pensaba votar en contra por ser una de las impulsoras esas normas por considerar que la estabilidad del empleado municipal es muy importante. “Se puede discutir el momento pero creíamos era correcto en su momento. Cada gestión municipal toma decisiones políticas y lleva adelante lo que cree correcto”, analizó y concluyó diciendo que como estaba pendiente una resolución judicial se iba a abstener.

Pablo Ibáñez argumentó que estaba en juego la estabilidad laboral de los trabajadores y que era un defensor de sus derechos, y que esa derogación puede generar que falte comida en las casas de estos trabajadores, y que había derechos adquiridos por ellos, agregando que les daba toda su solidaridad. Afirmó que si se acudió a la justicia para que resuelva la cuestión, y que la cautelar termina el jueves 31, habría que esperar que se resuelva y luego trabajar sobre la misma, y que por ello no la iba a votar.

Daniel Lesteime se sumó a los planteos anteriores y pidió ser serios como cuerpo, ya que si se acudió a la justicia había que esperar su resolución. Afirmó que no se puede retrotraer sobre derechos logrados o ganados, y que no se podía estar todo el tiempo legislando para atrás. Hay que esperar los considerandos de la justicia y actuar en consecuencia, por lo que se iba a abstener.

Seguidamente Mario Quiróz se expresó en el mismo sentido que los concejales de la oposición que hablaron previamente, adelantando su voto negativo, ya que derogar algo que le da más derechos a un trabajador independiente de si es un trabajo público o privado, es retroceder.

La ordenanza es objeto de una judicialización y no se conoce qué se cuestiona, por lo que le parecía prudente ante la medida cautelar que vence el jueves, se tendrá una visión de lo que opina la justicia y se sabrá si cuestiona el procedimiento para corregirlo, ya que ahora se está haciendo lo mismo. Ante la presencia en el recinto de la Jefa del ANSES Goya (acompañaba a familiares de trasplantados), afirmó que ella sabía que a los privados se les pide 6 meses de prueba para dar la estabilidad laboral y eso que exige el estado como estado no lo cumplimos, no se puede ir en contra de ese objetivo. Argumentó que si en dos años el empleado cumplió fehacientemente su tarea, estuvo a la altura de la demanda de sus superiores, debería gozar de su estabilidad laboral que necesita para poder desarrollarse y asumir compromisos a plazo que hoy no puede ya que cada tres meses debe ver si le renuevan el contrato.

Continuó en el uso de la palabra el concejal Luis Alberto Ramírez, quien sostuvo que se estaba votando una cuestión política y que la justicia tiene otros carriles, a los que respeta pero que tiene otras formas y decisiones, que ellos son políticos que toman decisiones políticas, y afirmó que siempre escuchó que la Municipalidad tiene exceso de personal, que quien se va deja a su gente y es un reclamo de la sociedad, y que le parecía que si un intendente no va a pasar a esa gente a planta permanente, él no podía rechazar esa oferta y que tenía que acompañarlo e iba a aprobar la ordenanza

Agregó Jorge Zorzoli que acompañaba lo expresado por Luis Ramírez, y le preguntó a sus pares si en el ámbito privado ellos contratarían gente que no les hace falta, y puso su emprendimiento privado como ejemplo, y reafirmó que era una decisión política y no jurídica.

Laura Manassero adhirió a los dichos de Zorzoli y Darío Zapata afirmó que el estado está hipertrofiado en todas sus áreas y no se puede gastar más de lo que se gana, afirmando que el Municipio tiene un exceso de personal que constató cuando fue viceintendente, y que no hay una política de estado sino una política partidaria en la que un intendente al asumir pone su gente y luego pelea para poder mantenerla y que había que encontrar una salida, y que había que comenzar por dar el ejemplo y mencionó que él solamente nombró a un secretario administrativo. Es muy caro sostener la actividad política desde el estado y la sociedad no lo acepta. Hizo otras consideraciones y manifestó que le molestaba que después del resultado electoral salga esa ordenanza, y pidió buscar una herramienta como política de estado para resolver los pases a planta.-

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.